lunes, 10 de mayo de 2010

Oleoductos y gaseoductos como armas de destrucción masiva

La Economía Global pasa por el control de la explotación de los recursos naturales y no parece que las energías renovables sean contempladas como un proyecto de futuro. El control de las ya conocidas pasa por el control del espacio y de los países que las consumen y la explotación no es solo de los recursos, si no en muchos casos también, de los países que las poseen.

La disputa entre la explotación de hidrocarburos y la defensa de las comunidades nativas tiene un nuevo episodio. Un grupo de organizaciones, entre ellas Survival International y la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), ha denunciado la construcción de un oleoducto en la selva del Perú que afectaría a estas comunidades.

La empresa anglo-francesa Perenco está a cargo de dicha construcción y tiene los derechos de explotación y desarrollo del lote 67, que está ubicado en la región Loreto y cuyas reservas ascienden a 350 millones de barriles de crudo.

La Compañia Perenco tienen intereses no solo en Perú, Guatemala, Colombia y Venezuela, también en el Magreb, Australia, Brasil, Irak , en el Mar del Norte y en África Central.

La Compañia que se dice "independiente" se fundó en 1975 por Hubert Perrodo, comenzando sus actuaciones en la zona de Singapur, aunque no se encuentra entre las mayores explotadoras de gas o petroleo del mundo.

Ecuador embargó el 4 de Marzo de 2009 el 70% de la producción de Perenco en el país,como reclamo del pago de una deuda de 338 millones de dólares generada por un polémico reparto de las ganancias extraordinarias, o sea, lo que se ha generado cuando el valor del barril en el mercado supera el precio fijado en el contrato. Esto ha hecho que la Compañia no renueve los contratos con el Sr.Correa. El 19 de Febrero de este año se remató la septima entrega de los barriles incautados a Perenco hasta completar la deuda.
Nada que decir contra el impacto medioambiental.

A lo largo de estos últimos años están apareciendo nuevas potencias económicas con escasos recursos energeticos, como es el caso de China o la India, y tanto Estados Unidos como Europa se quieren repartir "el pastel" como moneda de cambio a niveles tanto económicos como políticos.

En la actualidad , además de en Sudamérica, se están constuyendo 15 gaseoductos y oleoductos en Europa y Estados Unidos que conformarán la estructura geo-politica-económica del Nuevo Orden Mundial.

Estos son algunos de ellos:

Gaseoducto Dinali. Desde Alaska pasando por Canada hasta el Medio Oeste de Estados Unidos. Las prospecciones y la explotación corren a cargo de Gazprom, el gran gigante petrolero ruso.

Gaseoducto Keystone. Desde Canada hasta Illinois y Oklahoma, explotado por refinerias estadounidenses.

Gaseoducto Poseidon. Desde Grecia con destino a Italia, con intereses rusos.

Gaseoducto Mordok. Desde Azerbayán hasta Osetia del Norte, cruzando Chechenia, territorios "codiciados" por Rusia.

Gaseoducto Altai. Desde Rusia hasta China, explotado por Gazprom, con acciones combinadas por
la ONU y Shangai Cooperation Organization.

Linea del Sur. Gaseoducto desde Rusia hasta Austria y hacia Alemania, dejando fuera a Ucrania.

Linea Blanca. Contraria a los intereses rusos. Gaseoducto desde Georgia a Rumania y Europa Occidental.

Gaseoducto Nabucco. Desde Turquia hacia el Sudeste europeo, deja fuera la influencia rusa. Cuenta con el apoyo de la UE y da opción a la salida de las reservas de gas iraní.

Oleoducto Espo. Desde Rusia hasta China. Conformandose así una alianza entre rusos y chinos, que dejaría al margen a Japón aliado de USA.

Gaseoducto Persa. Desde Irán hasta Turquía. Potencial aliado de la UE y uno de los frenos para que Turquía entre a formar parte del "club".

Gaseoducto Irán-Pakistan-India, estos dos últimos aliados potenciales de Estados Unidos.

Gaseoducto Taji. Desde Turkmenistan hasta la India. Dejaría fuera a Irán.

La gran mayoría de estos gaseoductos y oleoductos tienen su fecha de terminación en 2015. Hasta entonces el control de la explotación de estas energías, será el detonante de nuevas alianzas que pasarán por el aislamiento de los países árabes que no estén de acuerdo con las "políticas" de Estados Unidos, para quien es cada vez más importante contar con el "beneplácito" de Rusia, China y la India y dejar al margén a su nueva "bestia negra", Irán.

El llamado "ataque quirúrgico" a Irán, que parece cada vez más inminente, estará así intimamente relacionado con el control del futuro enérgetico y de los países consumidores, o sea , del control por el futuro de un planeta cada vez más denostado y con políticas mundiales cada vez más alejadas de las energías renovables, "limpias" y para todos.

¿Será esto el broche final para justificar la nueva esclavitud del siglo XXI?


Valentine Scott

No hay comentarios:

Publicar un comentario